No hay duda de que Londres es una ciudad bellísima que todo el mundo debería ver alguna vez en la vida. También las vecinas ciudades universitarias de Cambridge y Oxford son destinos de turismo muy populares. No sin razón. Pero también merece la pena adentrarse un poco más allá y visitar los alrededores ingleses. Al margen del epicentro londinense, Inglaterra tiene muchas ciudades bonitas, interesantes y únicas que ofrecer. Las siguientes cinco ciudades se merecen una visita y seducen con su carácter único.

Liverpool. ©️ iStock.com/GordonBellPhotography

Para urbanitas interesados en la cultura pop: Liverpool

Desde Londres en tren: 2-3 horas

Liverpool no es sólo un destino de peregrinaje para apasionados del fútbol. La arquitectura de la ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, refleja la historia de Liverpool como importante ciudad portuaria. También en lo que a arte, cocina y cultura musical se refiere, la ciudad natal de los Beatles no deja impasible. Liverpool alberga el mayor número de museos y galerías fuera de Londres y el “Chinatown” más antiguo de Europa. Además, los “scousers”, como se denomina a los autóctonos, son conocidos en Inglaterra por ser particularmente amables.

Puntos clave: Albert Dock es el antiguo centro del complejo del puerto de Liverpool, ahora renovado. En las naves restauradas que servían de almacén se encuentran galerías, bares, restaurantes y tiendas, además de que aquí también se celebran muchos eventos. En esta región se encuentra un gran número de edificios históricos y arquitectónicos muy significativos (“Grade I listed buildings”), entre ellos los conocidos como “Three Graces”, el Port of Liverpool Building, el Royal Liver Building y el Cunard Building. El Liverpool International Music Festival, enfocado a jóvenes talentos, se celebra en julio. En la cercana Crosby Beach puedes admirar las 100 esculturas de hierro de la instalación de arte “Another Place” de Antony Gormle.

Para el hipster: Bristol

Desde Londres en tren: 2 horas

El mejor lugar para vivir en Gran Bretaña es Bristol, al menos según la guía “Sunday Times Best Places to Live Guide”. Al igual que Liverpool, Bristol es una ciudad portuaria histórica, pero el ambiente es muy distinto. Esta ciudad universitaria, situada al suroeste, atrae a muchos jóvenes creativos y la escena de arte callejero no es sólo conocida por Bansky. Las tiendas independientes rebosan en las calles y también es un buen lugar para disfrutar de una buena sidra, ya que hay muchos lugares de producción de esta bebida alrededor de Bristol.

Puntos clave: en la temporada de festivales desde mayo a septiembre se celebra un festival casi cada fin de semana. Un clásico muy popular con entrada gratuita es el Harbor Festival en julio, en el que se presenta desde música a un circo y un espectáculo de barcos. El festival de música más reciente de la ciudad, Love Saves the Day (mayo), se ha hecho un nombre en los últimos años. Tampoco hay que perderse las vistas del encantador parque Brandon Hill. En medio del parque se encuentra la Cabot Tower, una torre de treinta metros de altura con unas vistas muy bonitas de toda la ciudad.

York. ©️ iStock.com/VladCa

Para amantes de la historia del arte y fans de la Edad Media: York

Desde Londres en tren: 2 horas

La historia de dos mil años de York se respira en toda la ciudad. El muro de la ciudad mejor conservado de Inglaterra se encuentra aquí, así como restos de una ciudad vikinga del siglo IX y un pintoresco centro histórico medieval con adoquines. También los golosos podrán disfrutar de lo lindo en York; cuando el viento sopla en una dirección determinada, la ciudad entera huele a chocolate debido a una fábrica situada no muy lejos de allí.

Puntos clave: y ya que hablamos de comida: el festival de diez días York Food and Drink Festival atrae a cientos de visitantes en septiembre. La catedral gótica York Minster seduce con sus enormes vidrieras de colores medievales y el “Great East Window” del año 1408 es tan grande con una pista de tenis. Desde el muro de la ciudad se tiene una vista elevada de esta increíble ciudad. La herencia vikinga se celebra durante el Jorvik Viking Festival (febrero) y en el museo del castillo se encuentran objetos cotidianos y otras curiosidades de la era victoriana.

Bath. ©️ iStock.com/csfotoimages

Para el esteta amante de lo clásico: Bath

Desde Londres en tren: 1,5 horas

Esta pequeña y elegante ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO es como un museo al aire libre. Está cubierta casi por completo por joyas arquitectónicas con 2.000 años de historia. Aquí puedes admirar la herencia romana, así como los muchos y bellos ejemplos de arquitectura georgiana y neoclásica. En Bath hay más museos por metro cuadrado que en el resto de Gran Bretaña. Además, no hay ningún otro lugar en el país en el que te puedas bañar en aguas termales naturales tan calientes.

Puntos clave: los Roman Baths, muy bien conservados, dan una idea de la cultura de las termas romanas. Siguiendo con las termas, el Thermae Bath Spa, con su piscina en la azotea, es un clásico para los visitantes de hoy en día. Royal Crescent es un conjunto de edificios pareados de estilo georgiano, siendo el número 1 del complejo un museo que muestra la típica arquitectura interior del siglo XVIII. Los amantes de la literatura disfrutan cada septiembre del festival de diez días de Jane Austen.

Brighton. ©️ iStock.com/krzych-34

Para amantes de lo kitsch: Brighton

Desde Londres en tren: 1 hora

Lo admitimos: Brighton ya no es un ningún secreto. Una ciudad bonita con mar situada tan cerca de Londres no podría serlo. Brighton seduce con el encanto romántico de su costa, la arquitectura ecléctica y una vida cultural muy activa. Aquí también hay una gran escena de LGBTQ+: el Pride Festival más interesante de Gran Bretaña se celebra en Brighton.

Puntos clave: el muelle Brighton Pier es el corazón de la ciudad. Abierto en 1899, este muelle de hierro fundido acoge ahora una zona de recreo y un gran número de cafeterías de estilo victoriano desde las que disfrutar de las vistas. El Volk’s Electric Railway (VER), que recorre la costa, es el ferrocarril eléctrico más antiguo que todavía está en funcionamiento. El Royal Pavilion es probablemente el edificio más llamativo de la ciudad. Construido a partir de 1787, por fuera imita el estilo indio-saraceno, por fuera el chino. En mayo se celebra el festival más grande dedicado a las artes: el Brighton Fringe celebra performances experimentales y grupos de performance más pequeños. En el mismo mes, el Brighton Festival celebra eventos de música, baile y literatura. Si toda esta actividad es demasiado para ti, siempre puedes retirarte a la tranquilidad y paz de la cercana Hove o pasear por los Undrecliff Walks, situados bajo imponentes rocas de cal blanca.

El veredicto de tripwolf: Inglaterra tiene una ciudad que se ajusta a los gustos de cada viajero. Así que, ¡adéntrate y explora los alrededores! Cheers.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>